Y es que Carlos parecía padecer un miedo a la muerte, pero en realidad tenía terror a vivir.

Imaginaba las cosas más trágicas y te las decía como si fueran verdades absolutas.

Él pasó un par tragedias, pero miraba las noticias pensando que también te ocurren a ti. No vayas por allá -decía, asaltan.- Y claro que hubo un crimen, hace dos años… y nunca más.

Su mayor diversión ya jubilado era ira al súper al mandado. Todo el tiempo elegía noticias en la TV y videos en YouTube de accidentes.

Pero no era culpa de Carlos. En algún momento su inconsciente empezó a ejecutar un “programa” mental que tú y yo también tenemos y le llamo GENERALIZACIÓN.

Este pedazo de “software” humano, se encarga de agrupar eventos en una categoría. Lo podemos escuchar en frases empiezan con “siempre”, “todos” y “nunca”.

Y es que en orden de defendernos en la vida necesitamos generalizar y no tan es saludable. En muchos casos, se vuelven creencias que nos limitan, por ejemplo:

TODOS LOS HOMBRES SON IGUALES.

A veces estás segado a ver más allá de este programa y pierdes oportunidades.

Pero, dudar de cada creencia que tenemos es muy agotador, porque implica cuestionarnos todo.

Entonces ¿Qué podemos hacer?

Mira. Cuando atiendes la realidad, sin análisis, solo notando lo que hay al rededor, todo cambia.

Y sé que no es una práctica común y que cuesta algo de trabajo, pero es un ejercicio además saludable.

Mientras lo ejercitas, entras en un estado de “aquí y ahora”, que se parece a la meditación.

Cuando esto sucede te puedes percatar de que la “realidad” cambia para ti. Porque empiezas a observar situaciones que antes notabas.

Los juicios son una venda en los ojos.

Con estos lentes, puedes creer que alguien te hizo un mal gesto, cuando en realidad solo tenía un problema estomacal.

Pero también tiene aspectos positivos para tu vida.

Permite agrupar conocimiento que de otra manera sería difícil guardar en tu cabeza. También es la encargada de reconocer figuras que se parecen a algo en la loza de tu baño.

Don Carlos puede vivir tranquilo, pero elegir la tragedia se siente muy cómodo. ¿Te ha pasado que pierdes oportunidades por no observar?

Recuerda que solo tienes una vida, si tienes miedo a vivirla, se te puede ir de las manos.

Déjame tu comentario y recuerda ir canal de YouTube, tengo un curso de ruptura de creencias limitantes que te puede servir.

Un abrazo,

Armando.